Patrimonio


Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

 
Está situada en el centro del casco antiguo del pueblo. Su obra más antigua es mudejar del siglo XIV, habiendo llegado hasta nosotros tras varias reformas realizadas desde el S. XVI hasta el S.XVIII.

El 31 de enero de 1.512, Mosen Domingo Agustín, caballero, contrató con Adulla Musaire, moro, habitante de Zaragoza, el derribo de algunas paredes de la Iglesia de La Puebla de Alfindén. Arregló dichas paredes, la torre y la portada de la Iglesia, haciéndolas casi de nuevo según el arte de dicho Audalla, maestro de casas (Del Archivo de Protocolos Notariales de Zaragoza). 

La iglesia era de nave única, con cabecera o abside poligonal, de cinco lados, de la misma anchura que la nave dividida en tres tramos. En el S.XVI se modifica substancialmente la nave de la iglesia, se aumenta su altura, se disponen altos contrafuertes; bajo los cuales se abre una nave nueva en cada lateral, mediante la disposición de un arco de descarga. Posteriormente se amplia un tramo de la nave de la iglesia, hacia los pies, disponiendo el coro y el atrio de acceso en dicho tramo. El tratamiento interior de la Iglesia que aparece ahora, y que no es original, se debe a reformas realizadas durante el S.XVII. Para ello se han utilizado elementos clásicos, con pilastras estriadas, basamento, capitel corintio y entablamento con cornisa muy moldurada, todo ello con el estilo barroco de su época.

La torre se construyó adosándola al muro del lado de la epístola, su estructura responde al tipo de torre mudejar del siglo XIV hasta el XVI. Es de planta cuadrada, con escalera interior de tramos rectos. El cuerpo inferior de la torre, en cuanto a decoración exterior se refiere, es liso en su mayor parte y tiene sólo una franja de triple hilera, formando diente de sierra, de ladrillos colocados en diagonal, y cornisa, con ménsulas de tres hiladas de ladrillo aplantillado cada una, terminado con doble hilera. El segundo cuerpo está decorado en su totalidad con paños de rombos entrecruzados que arrancan de columnillas, con ladrillos aplantillados muy estrechos y, rematado en su parte superior de forma análoga al primer cuerpo. La torre se rehabilita en 1987. Se restauran los paramentos exteriores completamente, se refuerza el muro interior de la caja de escalera y se restaura esta en los tramos que es necesario. El resto de la Iglesia se ha ido restaurando progresivamente y actualmente queda muy poco por hacer.

Del interior del templo merece la pena destacar el retablo policromado del altar mayor dedicado a la Asunción de la Virgen, una talla de Cristo yacente, en madera policromada, procedente de la Cartuja Baja y otra imagen de Cristo en la cruz, obras de mediados del siglo XVI.